Casa

Alejado de la cocina
su mueble le abría la puerta,
esperándola.

Los escalones son
una continuidad grisácea.
Ella ha llorado viendo
cuadros repetidos.

Ahora duerme.
Un libro evade su mano.
En una cama húmeda,
ambos se aman,
ambos duermen en casa.

Publicado por H. M. Huízar

H. M. Huízar escribe poesía y desarrolla videojuegos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: